¿Quieres reformar tu cocina y no sabes por dónde comenzar?
Para que la reforma te produzca más beneficios que disgustos necesitarás una buena planificación inicial.
Te vamos a mostrar cómo con unos simples pasos puedes transformarla.
Todos los hogares tienen una cocina, que a su vez es uno de los espacios más concurridos de la casa. Por consiguiente, si quieres llevar a cabo una reforma ágil, sencilla y asequible, pero que incluya buenos resultados, sigue estas sugerencias.

Consejos sencillos para convertir tu cocina

Si estás harto de ver siempre tu cocina igual y necesitas un cambio, aquí tienes todo lo que precisas saber:

La apariencia que esboce tu cocina depende de factores como el color que tenga, el orden de los complementos y del menaje, la vejez de la cocina en general, etc… Por ese motivo, empieza por lo sencillo, modifica la tonalidad de las paredes y el techo. Puede ser que por el desgaste, los colores se hayan ido o incluso que haya manchas. Inspecciona un color que transmita armonía y que no se manche de inmediato. Te aconsejamos que utilices colores cálidos, pero sin ser muy oscuros. Amarillo, azul claro o incluso rojo (no muy denso) son siempre una buena elección, dan a tu cocina una rotación de 180 grados, son colores que no manchan y modifican su apariencia.

Limpia, ordena y reorganiza los muebles de la cocina: Cambia el diseño y el orden de los complementos y enseres movibles. El ojo humano se habitúa con facilidad a los lugares que ve usualmente, de manera que si cambias la mesa, los armarios, los elementos que tengas en la cocina, percibirás un cambio estupendo, llegaras a pensar que es otra cocina.
Si quieres emplear un poco más de dinero, puedes cambiar los electrodomésticos por unos que sean más modernos y que impliquen un consumo energético inferior. Ha día de hoy está de actualidad las encimeras islas (se hallan en mitad de la cocina). Son muy útiles y cómodas ya que las puedes usar como mesa si le colocas unos taburetes altos, y también como encimera para cocinar.

Modifica el fregadero y grifería: El grifo es uno de los elementos que con más frecuencia vas a utilizar con distinción, no sólo para limpiar la vajilla e instrumentos de cocina, también para lavar alimentos, llenar recipientes de agua y para la limpieza del resto de tu hogar.
Un grifo para tu cocina tiene que ser de caño alto, especialmente si el fregadero es pequeño. Partiendo de esta base existen varios modelos de grifo entre los que tienes que escoger según tus preferencias, atendiendo a los criterios funcionalidad, estética, seguridad y sobre todo para el ahorro de agua y el ahorro de energía. Un grifo moderno modifica esencialmente la belleza de la cocina.

Compra nuevo menaje y textiles: La presentación de tu vajilla también determina. Está claro que con el desgaste y al lavar los platos se va malgastando el color y brotan marcas que antes no estaban. De modo que vigoriza la vajilla y hazte con una nueva. Con todos los trapos, bayetas, servilletas, etc.… haz lo mismo, compra unos nuevos que proporcionen vida y colorido a tu domicilio. Los textiles geométricos o con patrones como rayas o puntos, están al orden del día en las cocinas.

Modifica la iluminación.: Porque la iluminación de la cocina es uno de los núcleos básicos para que la reforma de la misma sea todo un logro. Los expertos en reformas de cocinas nos aconsejaran sobre un buen plan de iluminación. Resaltarán aquellas características que quieras recalcar y originarán una atmósfera agradable y de confort. Un resultado muy funcional dentro del sector de iluminación de cocinas es dar luz también al interior de los armarios con focos encastrados y que se enciendan automáticamente al abrir la puerta. Cómo emplearas luces siempre de bajo consumo, el precio del uso será insignificante y si bien la rentabilidad que conseguirás con ello será muy alta.